Ni nos ven, ni nos oyen

riptide

El rostro de Estados Unidos está en constante cambio. Según cifras de 2012 del Censo de ese país, cuatro de cada diez personas que viven en él no son de raza blanca; dos de cada diez son latinos, y los otros dos son afroamericanos, asiáticos o de algún otro origen racial. De los 313 millones de personas viviendo en la unión americana, 40 nacieron fuera de Estados Unidos. Más de la mitad de la población, 50.8%, son mujeres.

Esta diversidad se ve reflejada en varios ámbitos cada vez en mayor medida, especialmente en aquel que tiene que ver con el dinero. Las grandes empresas bancarias, como Wells Fargo o Bank of América; los emporios nacionales como Disney o trasnacionales como Toyota; las industrias de comunicación, de servicios, turísticas o de venta directa de productos, han desarrollado departamentos de mercadotecnia diseñados para las audiencias que tienen como idioma principal uno diferente al inglés, que conservan los referentes de sus países de origen, y o que simplemente desean ser atendidos –y cortejados– sin ignorar su identidad. Incluso algunos nombres “importantes” en medios de comunicación, como las televisoras Fox, ESPN o NBC, han invertido en espacios dirigidos a las audiencias de habla hispana, y proyectos icónicos como Huffington Post han creado versiones alternas para audiencias latinas, afroamericanas, y de diversidad religiosa y sexual.

Lamentablemente el cambio demográfico registrado durante las dos últimas décadas “pasó de noche” para el equipo a cargo de un estudio publicado hace unos días por el Centro Joan Shorenstein de Prensa, Política y Políticas Públicas de la Escuela Kennedy de Harvard. El documento, titulado Riptide: What Really Happened to the News Business, fue producido por John Huey, Martin Nisenholtz y Paul Sagan, miembros del Centro Shorenstein y fue difundido por la Fundación Neiman.

Según los autores, el objetivo del trabajo es buscar respuestas a las grandes preguntas generadas en el ámbito del periodismo a partir de los cambios en las plataformas, la producción y el consumo durante la turbulencia (riptide) de los últimos 30 años. Para ello, decidieron realizar 60 entrevistas con quienes “tuvieron que enfrentar las elecciones, tomaron las decisiones, hicieron las apuestas y ahora tienen la posibilidad de ver en retrospectiva qué podrían, o no, haber hecho diferente”.

Todo lo anterior suena muy bien hasta que llega uno a los testimonios. De los 60 personajes entrevistados por el equipo, 58 fueron de raza blanca y sólo cinco fueron mujeres. La mayor parte de ellos tiene más de 40 años de edad. La existencia de lo que en Estados Unidos se suele llamar “medios étnicos” –es decir, los medios en español, chino, coreano, japonés, o los medios especializados en temas que conciernen a grupos afroamericanos o de diversidad sexual– no está registrada, a pesar de que las empresas encabezadas por algunos de los entrevistados, como Arianna Huffington, se han caracterizado por abrir espacios a esos grupos. La consultora de medios Rachel Sklarh hizo un análisis del documento: las palabras “mujer”, “género”, “hispano”, “latino”, “afroamericano” y “diversidad” no aparecen en él. Tal como reza una línea clásica de la política mexicana, los que hicieron el estudio en Harvard, ajenos a la realidad que se vive en las calles, ni nos ven, ni nos oyen.

Un par de días después del entusiasta lanzamiento del reporte, la alianza de periodistas por la diversidad UNITY –una coalición formada por la Asociación de Periodistas Asiático Americanos (AAJA), la Asociación de Periodistas Nativos Americanos (NAJA), la Asociación Nacional de Periodistas Lesbianas y Gay (NLGJA), y la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos (NAHJ), a la cual pertenezco– emitió un comunicado expresando su decepción y frustración por la falta de diversidad reflejada en el reporte, y retó a sus autores a realizar una investigación seria sobre las condiciones de la industria del periodismo en Estados Unidos. ¿La agenda de medios está enfocada a atraer a los posibles suscriptores de los grupos demográficos en crecimiento? ¿Qué tanto de las coberturas noticiosas refleja la realidad de las cada vez más numerosas minorías étnicas, de las comunidades LGBT, de las mujeres y de los jóvenes? La crisis económica por la que han atravesado muchos diarios y medios digitales, ¿no podría estar relacionada con la falta de acercamiento a los mercados que otras empresas sí han logrado ver?

En 1980, las personas “de color”, o no anglosajonas, representaban el 17% de la población en Estados Unidos; hoy representan casi el 40%, pero a pesar de ello, al 2012 los periodistas no anglosajones constituían sólo el 12% del personal que labora en las redacciones. En su comunicado, UNITY plantea una hipótesis: la turbulencia en la que se han visto atrapados los medios, como la calificaron los autores del reporte, posiblemente se deba a la falta de adaptación de esta industria a los cambios demográficos en Estados Unidos: la transición que va de los baby boomers, a los jóvenes de la “generación Y”; y de los anglosajones, a la población “de color”.

En su presentación, los autores de Riptide aseguran que el reporte constituye una primera fase de su proyecto y que la intención es hacerlo crecer. Diversas organizaciones han empezado a enviar sus sugerencias con nombres de posibles entrevistados, pioneros de la industria digital que forman parte de los grupos minoritarios ignorados, así como posibles ángulos para analizar si es que la intención realmente es entender lo que ha ocurrido en los medios en los últimos años. Aunque la tarea no es tan difícil: sólo hay que salir un poco a la calle, el sitio donde la diversidad ocurre y donde todo el periodismo debería tener su origen y su fin.

*Publicado en Cuadernos Doble Raya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s