¿Por qué marchamos?

Este sábado Los Ángeles sale a las calles otra vez. Tras el éxito de la multitudinaria marcha en Washington el domingo pasado –que por cierto fue “opacada” en los medios de comunicación por la aprobación de la reforma de salud-, la Costa Oeste hace lo propio y representantes de la comunidad buscarán dar continuidad a la demanda de que Barack Obama cumpla con la promesa que hizo durante su campaña a la presidencia, ofreciendo que durante su primer año de gobierno sería aprobada una reforma migratoria integral.

Algo que caracteriza, tanto a la movilización realizada en Washington el 21 de marzo, como a la que tendrá lugar este 27 de marzo en Los Ángeles, es su diversidad. Líderes religiosos de todas las denominaciones; sindicatos, tanto el de campesinos y los de trabajadores de la construcción, como los de maestros, recamareras, cocineros y hasta un grupo de trabajadoras domésticas que se están organizando para formar el suyo, se mezclarán con estudiantes, amas de casa, funcionarios electos, activistas, empresarios y el ciudadano “de a pie”, sea este indocumentado o no, para lanzar una sola voz a pesar de que cada quién tiene su propio motivo.

Por ejemplo, el caso de Óscar. Sus padres llegaron a California procedentes de Oaxaca cuando Óscar tenía seis años de edad. Vinieron indocumentados y lo trajeron; la familia se asentó aquí tomando una decisión de la cual el joven no es responsable en absoluto. Óscar ha sido un estudiante ejemplar durante 14 años; sin embargo debido a su falta de documentos, al finalizar la preparatoria no ha podido ingresar a las universidades para las cuales ganó becas por no contar con un número de seguro social. Para Óscar, una reforma migratoria que incluyera la aprobación del Dream Act, representaría la posibilidad de continuar estudiando y pagar con creces a este país la educación que ha recibido.

En el caso de Enrique, el tema es la unidad familiar. Enrique fue arrestado hace dos años durante una redada realizada en la fábrica donde trabajaba. Desde entonces enfrenta un juicio de deportación que le ha impedido trabajar todo este tiempo, lo que ha generado serias necesidades económicas en su hogar y desequilibrio familiar. Una opción para Enrique sería regresar a su México natal; el problema es que tiene dos hijas pequeñas que son ciudadanas estadounidenses; rendirse y volver a casa sería separarse permanentemente de ellas. Una reforma migratoria daría a Enrique la oportunidad de trabajar de manera legal y dar a sus hijas las herramientas para que desarrollen su talento en beneficio de esta sociedad.

Entre los que marchan también figura Julia. Durante más de 20 años esta mujer originaria de Veracruz trabajó como empleada doméstica en una casa donde soportó insultos, golpes y maltratos. Por el hecho de ser indocumentada, y por realmente necesitar el empleo, lo soportó todo. Hoy se ha convertido en una activista para defender los derechos de mujeres que, como ella, soportan por el temor de ser denunciadas por los propios empleadores y ser deportadas. Una reforma migratoria las sacaría de las sombras permitiéndoles ganar salarios justos, exigir sus derechos laborales y mantener a sus familias en condiciones dignas.

Cada rostro que se suma a las marchas proinmigrantes tiene su propia historia y sus propios motivos. Todos, ciudadanos o no, latinos, asiáticos, anglosajones, afroamericanos, conocemos a alguien en una situación similar.

Todos sabemos que una reforma migratoria es apenas lo mínimo que se debe buscar para hacer justicia a la comunidad inmigrante que con su trabajo sostiene la economía de este país. Y sabemos también que por cada día que no hay reforma de inmigración, una persona muere tratando de cruzar la frontera.

Marchamos porque cuando falta la justicia para uno sólo, falta para todos. Por todos, hoy salimos a marchar.

*Publicado en Migrantes, de El Universal. Foto: Eileen Truax.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s